El Incendio generado por la Administración Municipal tiene en estado crítico al Cuerpo de Bomberos de Riohacha

Por: Fabio Velásquez Rivadeneira 

La Incapacidad de la Administración Municipal para resolver las problemáticas de la comunidad riohachera, las quejas y reclamos por parte de la ciudadana y de los diferentes sectores sociales, se han convertido en el diario vivir de los habitantes de la Capital de la Guajira, quienes no encuentran respuestas y mucho menos soluciones, a las dificultades presentadas que se  agudizan con el paso del tiempo.

Hoy a las voces de protesta se le suma el Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Municipio de Riohacha,  una asociación sin ánimo  de lucro, de utilidad común y con personería jurídica, organizada para la prestación del servicio público; quienes se manifiestan, debido a la  falta de recursos que requieren para poder cumplir satisfactoriamente, su misión de servir a la sociedad. Siendo una entidad importante que tiene como responsabilidad   la  gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas  sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos, se es indispensable que cuenten con los mecanismos y  herramientas que garanticen su trabajo.

Los concejales del Municipio en el transcurso de estos 10 años, crearon una sobretasa bomberil del 0.3 %, en la cual se viene recaudando anualmente un promedio de 100 millones de pesos, que le es girado al cuerpo de bomberos como bien lo estipula el artículo 2º de la Ley 322 de 1996, pero además de eso, La ley 1575 de 2012,  por medio de la cual se establece la Ley general de Bomberos de Colombia, también contempla que es “ obligación de los distritos, ….la celebración de contratos y/o convenios con los  cuerpos  de  bomberos  voluntarios.

Lo que indica y respalda la posición del Cuerpo de Bomberos de Riohacha, que son dos recursos que deben de ser girados por la Alcaldía, el de la sobretasa que se ha girado anualmente  y el de contratación que es donde radica la problemática padecida, ya que este año el distrito no ha tenido la disposición de suscribir  el convenio, cuya suma asciende a los 300 millones de pesos, que se requieren para  garantizar la  inclusión  de políticas, estrategias, programas, proyectos y la  cofinanciación para el servicio público prestado.

Cabe aclarar, que con los recursos que se obtienen de la sobretasa, los bomberos pueden destinarlos como bien lo consideren, para cubrir  los gastos y/o requerimientos que genera el servicio,  por lo tanto, esos mismos recursos no pueden ser utilizados para celebrar la contratación, como pretende llevar a cabo la alcaldía; son dos recursos diferentes que la Ley establece, uno de recaudo que es netamente de la asociación y el otro por medio de una contratación que no se ha dado.

Por otro lado, se mantienen las mismas necesidades de años atrás, el requerimiento de  acciones y elementos indispensables para mejorar la atención en distintas emergencias; la carencia de un centro de abastecimiento interno de agua con el fin de que los voluntarios, no dependan de los hidrantes ubicados en distintos sectores de la ciudad, utilizados para llenar las respectivas máquinas con el líquido; la falta de un lugar propio donde se puedan ejercer labores, debido a que la sede que está en funcionamiento está en comodato y no se puede modificar la estructura como es debido.

Es importante resaltar, que el Cuerpo de Bomberos teniendo en cuenta las necesidades padecidas y en pro de mejorar el servicio, está en la facultad de  realizar gestión empresarial a través de la venta de servicios a la comunidad en general, tales como: venta de extintores así como la venta de agua por medio de carro tanques,  que les permita obtener más recursos para cubrir varias de sus necesidades que no están siendo suplidas por parte de la entidad encargada.