Sigue racha de muerte en la población infantil Wayuú

Velorio Wayuú.
Por Rosa G. López Arredondo.

La justicia y los responsables de la salud en cada jurisdicción afectada deben hacer lo pertinente.

 Ahora la prioridad es la atención que se debe prestar a los niños Wayuu, cuya situación es realmente preocupante. Si hacemos retrospección ya no son dos, tres o cuatro niños a los que se les frustró el derecho a la vida.

 No sabemos si "María", "Luis" "Ana" o "Juan" de haber sobrevivido, serían los profesionales o líderes que tanto necesitan los indígenas pertenecientes a la etnia Wayuu y el departamento de La Guajira en general.

 Este caso se puede homologar a la persona que llega gravemente herida a un hospital en busca de atención. La prioridad Uno A del médico es salvarle la vida. Él no se puede detener a preguntar dónde, cómo, cuándo y por qué sucedieron los hechos.

 Esa no es su misión. De eso se encargan las autoridades respectivas, mientras el especialista trata de salvarle la vida. Lo que está sucediendo en La Guajira además de causar un Show Mediático, ha llamado la atención de la comunidad internacional, porque si siguen muriendo los niños Wayuu, dónde está el presente y el futuro de este conglomerado social.

 Este problema no es solamente de los Wayuu, también es de nosotros los "Alijunas" que tenemos sensibilidad y tenemos corazón.

 ¿Quién de nosotros puede decir que no tiene un familiar, un amigo cercano o un conocido de la etnia Wayuu?

 Ancestralmente hemos convivido en fraternidad y conformamos la misma Unidad. Todos formamos parte de la familia guajira. Esto es importante. Sobra lo demás. 

Entonces lo que debemos hacer es trabajar desde nuestros espacios y aportar ideas para salir de esta penosa y triste situación que nos afecta a los riohacheros, maicaeros, manaureros, uribieros, hatonueveros, barranqueros, fonsequeros, sanjuaneros, villanueveros, molineros, urumiteros por igual.