Entrada destacada

Cancillería colombiana repudia atentado que dejó 13 muertos en Barcelona

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, en nombre del Gobierno Nacional, expresa su condena al atentado terrorista ocurrido hoy 17 de agosto en la ciudad de Barcelona, que provocó víctimas mortales y numerosos heridos.

Colombia manifiesta sus más profundos sentimientos de condolencias y solidaridad con el pueblo y el Gobierno de España, y hace votos por la pronta recuperación de las personas que resultaron heridas.

Colombia reafirma su rechazo a cualquier manifestación de violencia y acción terrorista, las cuales no tienen justificación alguna, y atentan contra los derechos fundamentales de las personas, en particular el derecho a la vida.

LOS HECHOS
Una furgoneta atropello a la multitud que transitaba la Rambla de Barcelona provocando 13 muertes y causando más de un centenar de heridos en una tarde de pánico en el corazón de Barcelona.

La policía autonómica confirmó que se trata de un atentado terrorista y que tenía relación con la explosión de una vivienda en Alcanar (Tarag…

'Viva Wajiira, comenzó mal?

Nota tomada de  lagujiarahoy.com

Centro Comercial ‘Viva Wajiira’, pareciera agonizar

 
 
Por Stivinson Rojas Atencio, columnista de LaGuajiraHoy.com
¡El desarrollo acaba de llegar a Riohacha!. ¡Ahora si nos acercamos a lo que es una ciudad de progreso!…manifestaban muchos de los guajiros que veían en este centro comercial el sitio ideal para los momentos de ocio y esparcimiento, o sencillamente, como la respuesta a la demanda de bienes y servicios, muy característico por demás, de este tipo de propuestas mercantilistas.
Desde el comienzo se sospechaba que Riohacha no tendría cama para tanta gente, sin embargo, los estudios de mercadeo de los empresarios foráneos parecían decir otra cosa. Hoy, cuando sólo han pasado algunos meses, el “boom” del centro comercial pareciera haberse esfumado y una vez más en Riohacha, una nueva gran atracción resulta pasando a un segundo plano.
Las razones por las cuales las expectativas comerciales de Viva Wajiira están muy distantes de lo deseado por los inversionistas, se derivan principalmente de dos factores.
El primero está ligado a la falta de planeación desde su concepción. Desde el comienzo, las cosas no empezaron bien para Viva Wajiira. A muy pocos días de su inauguración, el centro comercial se vio involucrado en eventos infortunados que muy seguramente pudieron haber sido evitados si éste se hubiese construido con una correcta planeación.
El no contar con un sistema de vigilancia, más allá de un encopetado “watch-man” subido en una scooter (patineta eléctrica para adultos) con mucho equilibrio y poco sentido común para vigilar, ha sido evidenciado no sólo por los usuarios, sino también por los amigos de lo ajeno, que ya dieron su primer golpe llevándose un vehículo de alta gama sin que las directivas del centro comercial hubiesen asumido algún tipo de responsabilidad.
Es necesario aclarar que en el parqueadero del centro comercial no se entrega ningún tipo de ticket o recibo al que lleva su carro allí. Es decir, que en términos de seguridad, parquear en el centro comercial o en cualquier calle de Riohacha, pudiera ser exactamente lo mismo.
Otro evento desafortunado ocurrió cuando un niño quedó atrapado en una de las escaleras eléctricas de Viva Wajiira. Si bien esto no es culpa del centro comercial, las quejas de una dejadez en la atención del menor involucrado, fueron altamente difundidas. Por otro lado, la rampa eléctrica luce un tanto peligrosa, ya que no sólo tiene una pendiente muy pronunciada, sino que también no tiene la adherencia suficiente que se percibe en este tipo de estructuras en otros centros comerciales del país.
El otro factor importante está relacionado con la crisis económica que atraviesa la región. En un territorio que depende del comercio informal y que gracias a la crisis venezolana ha visto un estancamiento importante en la economía de la región, es un aspecto a tener en cuenta. Según cifras del DANE, el poder de gasto de una familia guajira en promedio para el año 2014 estaba por debajo de los $ 500.000 mensuales. Con una cifra tan baja, no es descabellado entender el estancamiento del centro comercial.
Esa crisis económica se evidencia en la plazoleta de comidas, la cual solo tiene vida los fines de semana. A partir del día lunes, los vendedores de los restaurantes no pueden ocultar las caras largas. Las vendedoras de almacenes y boutiques también sienten el rigor de la soledad (gracias a Dios existe WhatsApp y Facebook).
Todo lo anterior, sumado a la simpleza de comprar en SAO y Suchiimma, o en los tradicionales mercados (a pesar de su pésima higiene), han hecho que las expectativas económicas de Viva Wajiira no sean las más alentadoras.
La gigante mole de concreto pareciera estar muriendo. Muy seguramente no todo el centro comercial colapsará, pero los locales comerciales que logren sobrevivir, deberán ser más creativos organizando eventos y aumentando sus descuentos, porque al final en La Guajira es muy complicado gastar cuando hay bajos ingresos.