Entrada destacada

Alcaldía de Riohacha hace pedagogía sobre Control Social

La jornada desarrollada en las instalaciones del SENA Regional Guajira, fue liderado bajo la orientación y acompañamiento de la Jefe de la Oficina de Control Interno de la administración distrital, Ruth Zubiría Pérez, quien socializó los fundamentos conceptuales, jurídicos y metodológicos relacionados con el ejercicio del Control Social y la estrategia de Rendición de Cuentas del ente territorial.
Asimismo en la actividad se realizaron ejercicios prácticos de retroalimentación, donde los ciudadanos tuvieron la oportunidad de participar activamente del encuentro.
Al finalizar la socialización los líderes, Ediles, Veedores y Presidentes de Junta de Acción Comunal tuvieron un espacio de dialogo e interacción con la mandataria local.
Barros Brito por su parte respondió las inquietudes de la comunidad, hizo un llamado a la unidad y pidió a los ediles sentarse para buscar un punto de entendimiento por el bien del Distrito.

Motel de Maicao funcionaba con energía robada


Tras una investigación exhaustiva por parte del área de Lucha contra el Fraude de Electricaribe, se detectó que en el Motel Momentos de Maicao, ubicado en la calle 16 N. 51-146 tomaban energía en forma directa, evadiendo el pago real de su factura.

 

Con esta actividad ilícita ocasionaban unas pérdidas mensuales cercanas a los 11 millones 450 mil pesos a Electricaribe.

 

Para garantizar la seguridad de los clientes y la correcta operación de la red de distribución eléctrica, la empresa normalizó el servicio de energía en este establecimiento que se encuentra en el barrio 7 de agosto de Maicao.

 

Por este delito, establecido en el Código Penal como Defraudación de fluidos, Electricaribe emprenderá todas las acciones penales correspondientes con las autoridades competentes y se realizará cobro correspondiente por la Energía Dejada de Facturar. 

 

Para la empresa “la manipulación ilegal de la infraestructura eléctrica y el robo de energía, no solo afecta la capacidad de inversión de la compañía sino también la calidad y confiabilidad del servicio para todos los usuarios del región Caribe”. 

 

El fraude eléctrico es una actividad delictiva que le significa a Electricaribe pérdidas anuales superiores a 285 mil millones de pesos, afectando la posibilidad de desarrollar mayores inversiones para la mejora del suministro de energía a sus clientes.