El perdón a las FARC, de una guajira - FARC