Aumentan casos de fibropapilomatosis en tortugas


El tumor  es parecido a una coliflor y puede aparecer en los ojos, boca, articulaciones y órganos internos de las tortugas.


Con éste sería el caso número tres (en lo que va de 2017), reportado por profesionales del área de  Ecosistemas y Biodiversidad de la Corporación y  que se registra en las costas de La Guajira.

El informe indica que, de las especies marinas que se encuentran en el departamento, la tortuga verde (Chelonia mydas),  es la que viene presentando  los casos del virus que causa la fibropapilomitosis. Sin embargo,  no se descarta que el virus se presente en otras especies.

Esta enfermedad, es similar a un tumor del papiloma en los humanos, algo así como la verruga común, que aparece como un lóbulo en forma de tumor, los cuales pueden infectar todas las partes blandas del cuerpo de la especie. El virus puede estar dentro del animal en forma inactiva por muchos años, pero cualquier situación estresante que sufra la especie  lo puede reanimar.

El caso en mención  se registró  en las playas del municipio de Dibulla. La valoración médica indica que la tortuga (hembra)  tiene una edad aproximada de 35 años, pesó 87 kg. Su estado de salud es precario debido a que el virus se encuentra avanzado y está afectando a varios de sus órganos.

La Corporación mantuvo al animal por varios días  en observación, ofreciendo los cuidados necesarios para su posterior liberación al mar y así permitir que la tortuga cumpla su ciclo de vida.

Se desconoce qué está originando esta enfermedad, sin embargo, podría mencionarse que uno de los factores podría ser el estado de contaminación de los mares.

Por lo anterior, Corpoguajira hace un llamado a la comunidad guajira, de abstenerse en consumir tortugas, por los posibles daños (sin confirmar científicamente), que le pueda causar a  la salud de la persona,  tras consumir la carne infectada.

Recordemos que la tortuga verde,  es después de la tortuga lora,  la especie  marina en mayor riesgo de extinción. Internacionalmente se encuentra catalogada dentro de la Convención Internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES), así como en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN como una especie con “alto riesgo de extinción”.