Entrada destacada

"Muere soldado al presentar vómitos y fiebre"

El Comando de la Décima Brigada Blindada se permite informar a la opinión pública que:
1. Lamenta el sensible fallecimiento del soldado regular David Alberto Epiayú Epiayú, del Grupo de Caballería Blindado Mediano “General Gustavo Matamoros D´Costa”, adscritos a la Décima Brigada Blindada, ocurrido el sábado 19 de agosto en una institución médica en la ciudad de Valledupar.
2.  El soldado Epiayú Epiayú de 23 años, se encontraba en su etapa de instrucción y entrenamiento en el Batallón de Instrucción y Entrenamiento No. 10 "Juan Bautista Pey de Andrade" en La Loma – Cesar, cuando el pasado jueves 17 de agosto presentó malestar general, asociado a vomito y fiebre. 
3. De inmediato fue trasladado al dispensario del Batallón para la atención primaria por parte del médico de turno, quien lo remitió al Hospital Jorge Isaac Rincón Torres de La Jagua de Ibirico y ese mismo día fue trasladado a la clínica Laura Daniela en la ciudad de Valledupar para su atención.
4. Este Comando lament…

DECISIONES, PARA BIEN O PARA MAL

Rafael Pacheco.

En la vida debemos tomar decisiones, incluso a temprana edad, unas para bien, otras para mal; son decisiones que se deben tomar. Traigo esto a colación y me inspira la crónica “Rafael Pacheco,– “El drama de "El Guajiro" Pacheco, histórico de Santa Fe”, (El Espectador 21 ENE 2017), futbolista del Unión Magdalena y referente histórico del club Santa Fe de Bogotá, campeón en el sexto título del cuadro albirrojo en 1975. Disputó un total de 296 partidos y marcó cinco goles.

 Rafa Pacheco, como lo conocimos en futbol tiene problemas de salud-de la enfermedad y la muerte nadie escapa-pero su situación económica no permite por lo menos cumplir con el pago de la salud en el régimen contributivo, según sus propias palabras “Hace unos meses fui operado de la cadera, pero ahora me tienen que operar de la otra y no sé cómo haré porque no estoy al día con la EPS”, manifestó.

Este caso, es la generalidad en los deportistas, futbolistas en particular. Fueron grandes, ídolos, referentes, pero solo se dedicaron a jugar futbol, muy pocos obtuvieron gran fortunas y viven de la renta.  Otros, la dilapidaron.  La gran mayoría a duras penas ganaron para cubrir las necesidades básicas en su entorno familiar. Empero, cuando llegó la edad de retiro-30-35 años-salvo algunas excepciones, el goleador no hacia goles ni al arco iris y el arquero no se tapa ni los huevos. Ningún club lo requiere, tampoco se preparó para afrontar la vida de exfutbolista.

El abogado, profesor y periodista Carlos Antonio Vélez, en su obra FUTBOL HOY, sostiene que “Es muy fácil ser exfutbolista, más no es fácil ser exmedico, exabogado, exingeniero, experiodista”. Y a renglón seguido sentencia “Se quedan solo con jugar al futbol, entran en rebeldías irracionales, no admiten consejos ni formación y terminan siendo con el tiempo un buen recuerdo, detenidos en el pasado pero sin presente y sin futuro”.

Este mensaje, quiero dejar tanto a padres de familia como a niños y jóvenes que sueñan con ser futbolista profesional. Los felicito e invito a seguir soñando. Trabajar con responsabilidad, disciplina e insistir, persistir, nunca desistir. Pero, tengan siempre de presente que la vida del futbolista es corta, la posibilidad de llegar es de mil uno de cien ninguno. Los muchachos deben tener presente que la juventud se acaba pero la vida sigue. Significa que, además de futbol hay que prepararse con otra profesión u oficio, de tal manera que cuando se acabe no quedar como están la gran mayoría de los ídolos y referentes histórico, como el caso de Rafa como la “cometa sin rabo”.

En mi caso personal, cuando formé parte de las reservas profesionales-hoy-primera B, del club Atlético Junior de la ciudad de Barranquilla, en el año de 1979, el “puchero” Baracca, técnico de nacionalidad Argentina, abandonó abruptamente el equipo profesional, los directivos en cabeza de Fuad Char, designaron como encargado a Juan Ramón “la bruja” Verón. Pasé a ocupar la posición de Numero 11, o sea, puntero izquierdo en la profesional, pero condicionada a mi retiro como estudiante de quinto semestre de derecho en la Corporación Universitaria de la Costa. Con el dolor de mi alma, en mi mejor momento futbolístico con solo 23 años, tomé la decisión de retirarme no sin antes decir a los directivos y cuerpo técnico “vine a Barranquilla a estudiar”. El futbol me sirvió como trampolín para alcanzar profesionalizarme en lo académico.

Gracias a esa decisión, acertada por cierto, me permite aseverar sin lugar a equivoco, que tomé la mejor decisión. Hoy, soy un exfutbolista. Además, profesional de derecho y docente en la Universidad de La Guajira.

Adenda única: A los muchachos, practiquen el deporte de su preferencia. Pero independientemente si llegan o no al profesionalismo, nunca, nunca dejen de estudiar. Al final los estudios son para toda la vida. El deporte, futbol en particular con 35 años está viejo, enfermo y sin recursos económicos para sortear los difíciles caminos de la vida como el caso del “guajiro” Pacheco, que en honor a la verdad nació en el Magdalena. 

Escribió:

IGNACIO RAFAEL ESCUDERO FUENTES
Exfutbolista de la Selecciòn Juvenil de Colombia, Chil