Una pesadilla sin fin

Fabio Velásquez R.
Amigos, enemigos del actual gobierno del Distrito de Riohacha y el pueblo en general, quedaron boquiabiertos con la noticia de la captura del Alcalde Fabio Velásquez Rivadeneira, al finalizar la semana anterior.

Cuando todo indicaba que La Guajira por fin se enrumbaba por el camino de la institucionalidad, con un gobernador que no tiene 90 días de haberse posesionado, cayó la bomba que tiene aturdido a todo un pueblo.

El Alcalde de la capital de La Guajira fue capturado, se legalizó el respectivo proceso, y es investigado por presuntas irregularidades en la firma de un contrato para alimentación a los estudiantes de Riohacha.

Wilmer Gonzálezález B.

Al mismo tiempo se anuncia una investigación contra el Gobernador Wilmer González Brito, quien fue denunciado por haber incurrido en malas prácticas electorales.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez Neira, señaló que al mandatario se le imputarán cargos por cohecho y fraude electoral.

Por su parte Fabio Velásquez deberá demostrar ante la Fiscalía su inocencia ante los pormenores de la firma de un contrato por más de cinco mil millones de pesos.

La Fiscalía llamó la atención sobre tres proponentes en el convenio y el tercero, Asocar, el del presente contrato, “se presentó de manera extemporánea y sin embargo ganó”.

Además, señaló que el número de alumnos era distinto a la propuesta: “Se hablaba de 43.328 niños, cuando en realidad eran 16.630”.

Así las cosas, el pueblo riohachero, que pide obras para el progreso de la ciudad, los guajiros que exigen un desarrollo sostenible para el departamento, están viviendo una pesadilla sin fin.

Gobernadores de La Guajira y alcaldes de Riohacha, con problemas con la justicia