Cancillería busca a monja secuestrada



Bogotá (mar. 9/17). El Ministerio de Relaciones Exteriores está coordinando las labores de búsqueda de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoty, reportada como secuestrada en la aldea de Karangasso, Malí.


Desde el 8 de febrero, cuando la Orden de las Hermanas Franciscanas dio a conocer el secuestro, a través de la Embajada de Colombia en Ghana concurrente para Malí, se está trabajando de manera articulada con el Ejército, la Policía y el Gobierno de ese país, quienes realizan las labores pertinentes para lograr la segura y pronta liberación de la religiosa.

 

Con el apoyo de la Oficina Central Nacional de Interpol para Colombia se publicó una notificación amarilla, la cual tiene por objeto localizar a una persona desaparecida o descubrir la identidad de una persona incapaz de identificarse a sí misma. Embajadas de países amigos en Malí ofrecieron su apoyo, así como el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Cruz Roja de ese país, que han manifestado su plena disposición para trabajar en este caso.


 

Se solicitó al Coordinador Residente de la ONU en Ghana la información que tuviera disponible el sistema de la Naciones Unidas sobre el caso de la religiosa colombiana. De esa manera, la Embajada de Colombia en Ghana estableció contacto con las misiones diplomáticas de Francia, Estados Unidos y Australia acreditadas en Ghana, dada su presencia y experiencia en la zona en situaciones similares, así como con la Misión de Brasil en Malí.

 

Con el interés de conocer otras alternativas para actuar en este caso, la Cancillería estableció comunicación con el Director Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía Nacional de Colombia. En este sentido, se envió apoyo en terreno de dos miembros de la entidad a Ghana, Malí y Burkina-Faso, quienes estarán en compañía del personal del Consulado de Colombia en Acra, Ghana.

 

La Cancillería también contactó a la Comunidad Religiosa Hermanas Franciscanas con sede en Bogotá, quienes informaron que la hermana Gloria Cecilia se encontraba con otras tres religiosas colombianas, a quienes se prestó asistencia consular, se encuentran a salvo y fueron trasladadas de Karangasso a otra región, por órdenes de su obispo.

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores continúa realizando seguimiento permanente al caso con las autoridades competentes y sigue brindando apoyo y acompañamiento tanto a los familiares como a la Orden de las Hermanas Franciscanas, buscando que se dé una pronta liberación de Sor Gloria Cecilia Narváez Argoty.