LA VEZ QUE LOMBANA HIZO COMER GALLINAZOS A SUS AMIGOS

Hermes López Deluque.

Hoy les voy a contar una historia que sucedió en la calle 10 con carrera 1 barrio San Martín de Porres de Riohacha. Es de resaltar que lo simpático del caso es la forma como el protagonista toma venganza de la jugada que le hicieron sus amigos, mientras él le daba “viaje” a la botella de ron que estos le habían escondido y pusieron otra con diferente clase de líquido.

Sin necesidad de recurrir a la violencia, este personaje, al darse cuenta de la jugada que le habían hecho, planeó su venganza y a fe de Dios que se la cobró con creces. Quiero resaltar este hecho como un ejemplo de tolerancia y de camaradería entre las personas que en esa hermosa época dirimían los problemas de manera pacífica y después de pasada la rabia las cosas volvían a la normalidad y la amistad continuaba.

Les contaré la historia para que ustedes saquen sus propias conclusiones:

Una vez Lombana estaba con un guayabo de los mil demonios y en horas de la tarde se acercaba a la “casa chirrinchera”, de Florentino “Títere” Medina quien se encontraba en compañía de varios parroquianos y cuando estos lo vieron venir, escondieron la botella de “Chirrinchi” y pusieron en su lugar otra con “meao”. Lombana los saludó y les dijo que le dieran un “lamparazo”, ellos le dijeron que cogiera la botella y este se empinó de ella y cuando tuvo el trago en la boca se dio cuenta de la jugada, pero no dijo nada, tragó y se puso a charlar tranquilamente con sus amigos.

Estando en esas, él les pregunta: - Bueno, ¿Ustedes no comen cuando están bebiendo? Ellos le respondieron que no había plata. Él les dijo que si tenían para la verdura y el bastimento él ponía la presa ya que sabía dónde estaban unas gallinas, que él las cogía, las mataba y las traía sin plumas para que no se le notara el bulto.

En efecto, Lombana se fue hasta la loma amarilla que estaba frente a la calle 9, por donde hoy pasa la circunvalar. Allí, en las tardes, se reunían los goleros y como a él no le faltaba la cauchera u honda y no pelaba una pedrada, mató a dos goleros, los peló, los destripó, les arrancó las patas y la cabeza, luego las metió en los bolsillos de la chaqueta envueltas en papel. 

Cuando llegó donde los compañeros, les entregó las “gallinas y enseguida agarró la botella que, esta vez, si tenía ron y empezó a pegárselo, mientras tanto, los demás preparaban el fogón para hacer la sopa. 

Cuentan que por mucho fuego que le pusieron a la sopa, las presas no se ablandaban, incluso, le metieron en la olla un plato de losa y tampoco. Al final, el hambre los atacó y se sirvieron, comieron todos, menos Lombana quien les dijo que él no comía cuando estaba tomando. Mientras los parroquianos bebían, él le daba fuete al “churro”.

Cuando ya todos habían terminado de comer, Lombana les preguntó: ¿Qué tal estuvo la sopa? Muy buena, respondieron todos – lo malo fue la presa que estaba muy dura, esas gallinas como que eran viejas.

El pollo “Lomba”, le dijo: Bueno muchachos, yo tomé meao cuando llegué – Los compañeros se miraron entre sí asombrados y él continuó diciendo: pero ustedes comieron gallinazos – Enseguida se metió las manos en los bolsillos y procedió a sacar las plumas, las patas y las cabezas de las aves que había matado.

Los parroquianos asustados hacían lo posible para poder vomitar y Lombana con la botella en la mano, se tomó el último trago que quedaba en ella y pegó su grito característico – ¡Angulo, angulo, primero el ojo que el culo! - y se marchó muerto de la risa.

Esta historia es real y muchos en el barrio pueden dar fe de ello. Esto es el reflejo de la idiosincrasia del riohachero de ayer. Dios nos bendiga y hasta la próxima.
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
7 comentarios
Comentarios
Alma Hernandez Jajaja jajaja jajaja jajaja, gracias Hermes López Deluque por las reminiscencias del Riohacha qué no volverá.
Sigo con deleite estás vainas de mi tierra a este otro lado del charquito.
Saludos y creo que el Municipio de Riohacha está en mora contigo, ya es hora de que recopilen todas esas vivencias y las publiquen.
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
3
9 hEditado
Entre Notas Rosa Buena historia. Jajajajaja.Felicitaciones por recrearnos con sus narraciones primo Hermes López Deluque. Que Dios lo bendiga y lo guarde en unión de los suyos.
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
9 h
Olimpo Ochoa Rivadeneira Muy buen recuerdo viejo Hermès, yo me acuerdo como hoy de esa bella y jacarandosa anécdota, fue muy comentada por toda Riohacha, Lombana a partir de este hecho se convierte en un referente de comiquillas por donde pasaba con su cuero de conejo fresco...Ver más
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
9 hEditado
Nibya Montenegro Gomez Jajajajajaja muy buena historia, espero leer más
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
2 hEditado
Jose Eugenio Fuente Ya esas parrandas no se ven que bello es recordar estas historias
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
2 h
Ospino Kellys Jajajajaja que buena broma tiempos que ya no volverán y los cuales se extrañan muchooo
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
2 h
Heriberto Pacheco Muy buena nota Hermes, los amigos te lo agradecerán por lo que representa en la vcida normal de la parroquia pero que con el tiempo se pueden perder..
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
2
1 h
Un amigo está escribiendo un comentario...