Ayer fue Falcao, hoy es James

Se equivocan quienes piensan que un equipo de fútbol depende de un jugador. Eso no es cierto. Lo cierto es que, hay jugadores por su talento y efectividad en el terreno de juego marcan diferencia.

Esto es lo que no se discute. Por ejemplo quien se atreve a discutir la importancia de Messi en Barcelona, Roobens en Manchester, Falcao en Mónaco, Charà en Junior, inclusive.

Aún, recuerdo como si fuera hoy, la terrible lesión de Radamel Falcao García a escasos días del Mundial Brasil 2014. Hubo sensación de desesperanza, tristeza, frustración cuando el 9 en una infortunada jugada sufrió lesión en el ligamento anterior cruzado de su pierna izquierda que lo dejó por fuera  del Mundial y 48 millones de colombianos vimos reflejada la tragedia de una estruendosa derrota en los juegos, pero que finalmente no fue así. Por el contrario, como nunca antes la cafetera obtuvo excelentes resultados, al punto que de no ser por la mano del árbitro en el partido contra Brasil, seguramente hubiéramos disputado título.

Hoy, la realidad es otra. Falcao,  está mejor que nunca. Haciendo lo que mejor sabe: goles. Justo lo que necesitamos para asegurar la clasificación al Mundial de Rusia 2018. Como nunca 6 en cuatro jornadas. Mejor momento imposible para la Selección.

Empero, todos sabemos que el fútbol es una sociedad, no una persona. Para conseguir la productividad y efectividad del “tigre”, requiere de socios. Un buen socio seria Magnelly, pero no fue convocado. Por qué? Sencillo, Falcao es un depredador dentro del área de candela, Por ello necesita quien le filtre la pelota que lo ponga mano a mano con el arquero. Nunca he compartido que el “tigre” arranque de media cancha.  Es un desperdicio.

De los convocados,  ¿quién sería la opción?. Pienso que “gio” Moreno, con su experiencia y buen desempeño en la actualidad daría un equilibrio de toque toque con cuadrado para ponerlo frente al guardameta vinotinto donde seguro lo pondrá en aprieto.

Ahora bien, si realmente el fútbol se construye conformando pequeñas sociedades, el “az” bajo la manga del profesor Pekerman, sería el furor en Barranquilla y Colombia: “chateo”. Esta posibilidad no la descarten. Seguro no será inicialista pero podría ser en el desarrollo del partido. No podemos olvidar que Venezuela desde hace dos décadas se ha convertido en el “cuco” de la cafetera. O sea, temo más a los patriotas, muy a pesar de la crisis humanitaria que vive, que, Brasil. Suena a disparate pero es mi posición.

Como jugaría Colombia? Por los antecedentes y estilo del profe, no dudo que planteara un partido conservador, de marca, incluso sacrificando a Falcao, quien tendrá que rebuscarse para obtener ubicación que lo pongan a definir con el arquero. Solo necesitamos eso: una es suficiente.
Que juegue con tres volantes de marca, no me inquieta. Primero, juega como visitante, segundo la vinotinto en más de una oportunidad nos ha amargado la vida. Lo que no acepto es que en el Metropolitano salga con el mismo planteamiento.

Frente a la duda de salir jugando con James, no obstante la advertencia de directivo del club donde actualmente juega, a mi juicio unos días más de descanso al 10, contribuiría a estar en mejores condiciones para enfrentar la selección del “Jogo Bonito”. Además, el riesgo de acumular tarjeta amarilla, lo pondría fuera de cualquier posibilidad frente a Neymar Jr y su corte.

Nuestra mayor ventajas es que tenemos un grupo de jugadores de primera línea en el mundo y un estratega, curtido, zorro del fútbol frente a una selección joven, renovada y un técnico que promete, muy a pesar que están de colero, en convertirse en referente internacional como lo supo hacer en el arco del seleccionado patriota.

Finalmente, con o sin James, tenemos un buen grupo donde no se notará su ausencia tal como ocurrió con Falcao en el Mundial Brasil 2014.

Escribió:

IGNACIO RAFAEL ESCUDERO FUENTES