Osamenta en El Pájaro (La Guajira) causa controversia entre indígenas y autoridades


La osamenta encontrada en zona del corregimiento del Pájaro, corregimiento de Manaure en el departamento de La Guajira, ha causado una controversia entre los presuntos familiares de la víctima y las autoridades.

Se pudo conocer que al momento que las autoridades hicieron el levantamiento del cadáver, los presuntos familiares no querían que se llevaran los restos para hacer la correspondiente investigación para determinar a ciencia cierta la identidad. Lo que indica que en ese momento los miembros de esa familia estaban seguros que se trataba de Juana Almazo Uriana.

Hoy los familiares de Almazo Uriana, especialmente sus hijos han dicho que tienen la esperanza que esos restos no sean de ella.

Las autoridades consultadas sobre el particular indicaron que los resultados de las pruebas para establecer la identidad de la víctima se conocerán en un plazo de un mes aproximadamente.

LOS HECHOS

Los restos mortales de una mujer que a juzgar por su vestimenta sería una wayuu, fueron hallados en cercanías del corregimiento El Pájaro por parte de operarios que iban por la zona a desarrollar actividades y se cruzaron con los restos de esta persona que ya había sido devorada por las aves de rapiña y otros carroñeros de la zona.

De lo que fue el cuerpo de un ser huma­no quedaron los huesos aun fijados al es­queleto por las articulaciones. Se obser­va la que seguramente fue una frondosa, larga y negra cabellera muy propia de las mujeres de la etnia referida. En los alre­dedores no fueron encontradas armas, sino las huellas de los animales que ter­minaron devorando el cuerpo. Sobre esa osamenta aún se conservaba este martes cuan­do fue descubierta una manta clásica de las mujeres wayuu.

PRESUMEN ES LA WAYUU DESAPARECIDA

El día sábado en las horas de la ma­ñana Juana Almazo Uriana, una nativa de aproximadamente 40 años, residente en inmediaciones de la comunidad Ca­mino Verde, salió a realizar una diligen­cia a Uribia, pueblo que está localizado a unos 15 minutos. Allá nadie la vio o por lo menos si alguien la observó no lo ha­bía confesado hasta este martes a las autorida­des o familiares.

NO LLEGÓ A LA CASA COMO SIEMPRE

La mujer no llegó en el medio día como solía hacer, tampoco lo hizo en la tarde y al día siguiente, domingo 24, los familia­res iniciaron la búsqueda en el mismo Uribia y en Manaure, pero los resultados eran negativos para su hallazgo. Uno de los allegados dijo que incluso había recu­rrido a las autoridades para denunciar su desaparición.