Siete muertos y 11 heridos: "Aquella madrugada cuando Riohacha se convirtió en un infierno"

Por Marcos Barros Pinedo: Aquella madrugada cuando Riohacha se convirtió en un "infierno". 


Transcurría la noche del 20 de octubre de 2.001, era un viernes cultural, la ciudad se encontraba inmersa en la tradicional rumba del fin de semana sin asomo de tragedia alguna.

En la Avenida 14 de Mayo se respiraba un ambiente impresionante de alegría , las olas del Mar Caribe y las palmeras con sus cocoteros se mostraban tranquilas como guardianes de la soberanía de un pueblo que día a día lucha por labrarse un mejor destino.

Cuando las campanadas del reloj de la Catedral Nuestra Señora de los Remedios indicaban las 12 de la noche, el pueblo riohachero se encontraba en brazos de "Morfeo" "soñando" como vivir un mejor mañana. Pero 15 minutos después Riohacha se convirtió en un "infierno" . Parecía que "Lucifer" , el dios del mal, había decidido destruir a nuestra ciudad , porque en fracciones de segundos se produjo una explosión de una de las tuberías madres que conducen el gas que se extrae de la plataforma de Chuchupa hacia la Costa Caribe Colombiana, bajo la responsabilidad de la Empresa Promigas.
Ante esta explosión de la madrugada del 21 de octubre de 2.001 , Riohacha quedó iluminada como en época de Navidad.

Las llamas alcanzaron más de 100 metros de altura y como cualquier huracán , un "coletazo", giró hacia la finca "El Patrón"dejando calcinados a cuatro niños indígenas wayuu: Andrés Felipe, Eida Micaela, María de Las Mercedes y Dasny Lorena Martínez Castro. También murió su señora madre, Dolores Castro Epiayuu.

Se suma a las víctimas mortales el señor Argemiro Antonio Guerra Díaz.

Es de recordar que el Comandante del Batallón Cartagena , para la época de la tragedia ,Teniente Coronel Víctor Vivas Valverde la catalogó de atentado terrorista y responsabilizó al Frente 59 de la FARC. Mientras que el Director Seccional del DAS, Jorge Araujo Mendoza, dijo que "no existía claridad sobre si fue un atentado terrorista o una falla técnica en la tubería cerca de "El Patrón".
Han pasado 16 años y todavía no se sabe a ciencia cierta si fue atentado o explosión. Lo que si se sabe es que las personas que resultaron quemadas y que milagrosamente se salvaron de las llamas fueron abandonadas por el Estado. Lo mismo hizo la Empresa Promigas.

Hoy recordamos a seis seres humanos que el destino muy temprano les jugó una mala pasada y yacen tranquilos en sus últimas moradas del cementerio central de Riohacha. Y...pare contar.