12 especies de corales en buen estado habitan en áreas de Puerto Bolívar y Bahía Portete


 Uribia, 15 de noviembre de 2017. Como parte de un estudio independiente realizado por el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras – INVEMAR- en el que se investigaron las formaciones coralinas en el área de Puerto Bolívar y Bahía Portete desde los años 2004 y 2016, se determinó que las 12 especies de corales que allí habitan son sanas y se encuentran en buen estado de conservación, además de no presentar disminuciones en su cobertura desde el inicio de los estudios hace 13 años, al contrario de la tendencia en el resto del país en donde los arrecifes de coral están desapareciendo rápidamente; dichos resultados son un sinónimo de las buenas prácticas operacionales y ambientales de Cerrejón, quien conserva unos ecosistemas marinos sanos, a pesar de durante 30 años haber exportado justo al lado, millones de toneladas.

Prácticas como la implementación de un sistema de cargue directo desde inicios de la operación, los diferentes controles ambientales, y la protección y monitoreo de corales, han permitido mantener en buen estado los ecosistemas marinos circundantes al Puerto. En todo el caribe colombiano, una gran número de corales han sufrido un fuerte deterioro debido al cambio climático, la pesca indiscriminada, el turismo y  la erosión costera.

“Durante los últimos 13 años hemos venido realizando diferentes estudios en el área de Puerto Bolívar para ver cómo se están comportando las comunidades de animales y los ecosistemas marinos alrededor del Puerto, es así como hemos venido financiando y coayudando a diferentes investigaciones realizadas por INVEMAR para lograr entender como funcionan los  ecosistemas en este punto del país”, afirmó Luis Madriñan, analista de Biodiversidad de Cerrejón.

Los corales son animales marinos invertebrados que se fijan en superficies sólidas y forman esqueletos externos, que con el tiempo se convierten en completos arrecifes. Para vivir, necesitan aguas tropicales cristalinas y una temperatura estable. Cada arrecife es un ecosistema único, teniendo en cuenta que la diversidad de especies y la cantidad de riqueza siempre varia, además forman barreras que previenen la erosión de las playas y las protegen de las tormentas.