ICBF no aceptará presiones en la contratación de sus programas de Primera Infancia en La Guajira

Corte Constitucional da autonomía al ICBF para la selección y contratación de los operadores en programas de Primera Infancia en La Guajira.


Riohacha, noviembre de 2017. Frente a la situación con los operadores de servicios y la atención a la primera infancia en el departamento de La Guajira, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) informa que la entidad no aceptará ningún tipo de presión en la contratación de sus programas de Primera Infancia.

En aras de garantizar el bienestar de la niñez del departamento el ICBF implementó desde finales del año 2016 la Modalidad Propia e Intercultural en La Guajira, con el fin de que las niñas y niños de primera infancia recibieran una atención adecuada basada en su cultura, preservando así los usos y costumbres de las comunidades étnicas.

El eje central de la Modalidad Propia e Intercultural es la concertación con las comunidades, promoviendo el desarrollo integral de las niñas y los niños, respondiendo a las características propias de los territorios, a través de saberes y prácticas colectivas que fortalecen la identidad cultural de las comunidades.

El ICBF conserva la autonomía para la selección y contratación de los operadores, como lo ratificó la Corte Constitucional en su Sentencia T-466 de 2016, y por tal razón no aceptará presiones de ningún tipo.

Las comunidades étnicas pueden concertar con las Entidades Administradoras de Servicio del ICBF, la atención que recibirán, de qué forma se les va a prestar el servicio, la participación directa que tiene la comunidad en la ejecución de los programas, la minuta alimentaria, entre otros.

Como garantes de derechos de niños, niñas, adolescentes y las familias colombianas, el ICBF está siempre abierto al diálogo para brindar servicios de calidad a los beneficiarios de los diferentes programas de atención que brinda la entidad, por lo cual se han propiciado espacios permanentes de diálogo con líderes y autoridades wayuu, así como con las comunidades afrocolombianas.