Elecciones Legislativas: El pueblo tiene la palabra y la decisión


Por Ignacio Escudero Fuentes .

El tema inevitable en la sociedad colombiana tiene que ver con el debate electoral del domingo 11 de marzo de 2018, donde tendremos la oportunidad de concurrir al sitio de votación para depositar el voto a Senado y Cámara de Representante por el candidato de preferencia y consultas partidistas. La importancia de elegir buenos senadores y representantes a la Cámara. Su rol es fundamental para el desarrollo de la democracia.

Un buen porcentaje de colombianos, ignoran a que se dedican los Congresistas una vez reciben la unción del pueblo. Algunos, aprovechando la ignorancia popular se atreven groseramente a reproducir volantes, donde además de sus datos personales incluyen “programa de gobierno”, prometen puestos, contratos, entre otros.

Empero, la realidad constitucional y legal indican que estos Altos Funcionarios del Estado dentro de sus funciones no son: ejecutores de Políticas Públicas, Planes de Desarrollo. Tampoco, son nominadores, o sea, no tienen funciones para nombrar servidores públicos, mucho menos suscribir contratos.

Dichas funciones por mandato de la Constitución y la Ley, corresponde a la Rama Ejecutiva del Poder público, representada a nivel nacional, por el Presidente de la República, a nivel Departamental, los Gobernadores, Nivel Distrital y Municipal, los Alcaldes.

Como ejercicio meramente académico, haré una breve, clara y precisa descripción del Congreso de la Republica, Congresistas y las funciones que cumplen, a propósito, del debate que se aproxima donde los colombianos tendremos la oportunidad de elegir a los nuevos Padres de la Patria.

El Congreso de la Republica, es una de las Rama del Poder Público, cuerpo colegiado que tiene su sede en Bogotá, como máximo órgano representativo del poder legislativo, conformado por el Senado, integrado por 102 Senadores y 166 Representantes a la Cámara.

Según el artículo 114, le corresponde al Congreso de la República de Colombia reformar la Constitución, debatir las leyes, aprobarlas o rechazarlas, ejercer control político sobre el gobierno y la administración y participa en “las elecciones de magistrados de la Corte Constitucional, contralor, procurador y defensor”.

Además, en el Congreso, se hacen los códigos, se aprueba el Plan de Desarrollo y las Inversiones Públicas, se determina la Estructura de la Administración Nacional, se crean o suprimen los Ministerios, Departamentos Administrativos, Superintendencias, Establecimientos Públicos, Corporaciones Autónomas Regionales, Empresas Industriales y Comerciales del Estado, se conceden autorizaciones al gobierno nacional para celebrar contratos, negociar empréstitos y se reviste al Presidente de la República de facultades extraordinarias para expedir normas con fuerza de Ley.

También, en el Congreso de Colombia se aprueba el presupuesto de Rentas y Gastos de la Nación, se establecen las contribuciones fiscales, se determina el Sistema Financiero y Cambiario del país, se aprueba o imprueban los Tratados que el gobierno celebra con otros Estados, se dictan normas sobre aprobación o adjudicación y recuperación de tierras baldías, se organiza el crédito público, se regula el comercio exterior, aranceles, tarifas y régimen de aduanas, se fija el régimen salarial y prestacional de los empleados públicos, de los miembros del Congreso y de la fuerza pública. Además, se expiden las Leyes relacionadas con el Banco de la República, el de la Función Pública y sobre la prestación de los servicios públicos.

Las anterior, son funciones de los Congresistas.

Todos a cumplir con la democracia, votando por el candidato de su preferencia.

 El voto es voluntario, espontaneo y libre. Es responsabilidad de cada elector: votar bien o mal.

Para quienes repiten, vale la pena conocer la historia, debido que, algunos hicieron la tarea. O sea, legislaron, asistieron a las sesiones y fueron protagonistas de las grandes decisiones que se tomaron. Otros,  contestaron lista, tomaron tinto y, se preocuparon más por incrementar su patrimonio y su poder político, mientras nos hundimos en el “titanic corrupto”.

Adenda 1: Para ser elegido senador se requiere ser colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio y tener más de treinta años de edad en la fecha de la elección”.
Adenda 2: Para ser elegido Representante a la Cámara, se requiere ser ciudadano en ejercicio y tener más de veinticinco años de edad en la fecha de la elección”.

Escribió:

IGNACIO RAFAEL ESCUDERO FUENTES
Abg. Especialista en I.J.P. y Derecho Público Uninacional-Docente Uniguajira.


0