Casi tres mil muertos dejo huracán María en Puerto Rico

Los reportes de las autoridades en la isla indicaban que sólo hubo 64 muertos.





El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, reconoció este martes que 2.975 personas murieron a causa del huracán María, según un estudio de la Universidad George Washington, y reconoció que hubo "errores" para enfrentar la tragedia, con lo que prometió que la isla será un modelo de gestión ante ciclones.

Rosselló confirmó en una conferencia de prensa que la cifra oficial de muertos del Gobierno a causa del histórico ciclón que arrasó la isla en septiembre pasado es de 2.975 fallecidos, con lo que se pone fin a meses de incertidumbre sobre un tema controvertido por la cantidad inicialmente barajada de solo 64 víctimas mortales.

El gobernador matizó que, no obstante, esa cifra es un estimado que variará cuando se conozca el resultado de la segunda fase del estudio que elabora la Universidad George Washington, por encargo del Gobierno de la isla y que tuvo un coste, hasta el momento, de 300.000 dólares.

Rosselló también rechazó cualquier insinuación de manejo de la cifra de muertos, ya fuera por la visita a Puerto Rico del presidente de EE. UU., Donald Trump, o por motivos políticos.

"Sólo me preocupaba el bienestar de los puertorriqueños, insinuar que fue por alguna razón política es repugnante", aclaró.

De igual forma, sostuvo que se optó por el estudio ante "el vacío que teníamos respecto al número oficial", que fue establecido a partir del protocolo, aclaró, disponible en la isla, que es el de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

Este estudio incluye un proceso científico", matizó Rosselló, tras destacar que habrá que esperar para contar con más detalles, algo que dijo podrá demorarse quizá años.

El estudio, encargado hace casi un año, eleva a 2.975 las personas muertas entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 como consecuencia del huracán María. Sin embargo, la cifra revelada este martes es inferior a la de un estudio de la Universidad de Harvard divulgado en mayo pasado, que situó en 4.645 los fallecidos.

Rosselló reconoció errores en todo el proceso relativo a la cuantificación de los fallecidos a causa del huracán y aceptó personalmente su responsabilidad. "Soy el gobernador y asumo las responsabilidades que me compete", subrayó y aseguró que conocer la cifra divulgada este martes en el estudio le produjo dolor.

El gobernador explicó que el informe incide en el hecho de que los más desfavorecidos económicamente y el colectivo de mayores de 65 años fueron los más perjudicados, algo que, como aseguró, tiene que tenerse en cuenta de cara al futuro.

Por ello, Rosselló adelantó que el objetivo es que la información del estudio sirva de base para trabajar en el objetivo de que Puerto Rico sea un modelo de gestión de respuesta ante desastres naturales como los huracanes.

"Haré todo lo que esté en mi mano para ser la jurisdicción mejor preparada ante estos eventos en Estados Unidos y el mundo", sostuvo en una conferencia en la que estuvo acompañado por el secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera.

Rosselló también aclaró que tiene total confianza en el trabajo de Pesquera, muy criticado por defender durante meses la cifra oficial de 64 muertes cuando los estudios independientes hablaban de un mínimo de más de mil.

Por su parte, Pesquera volvió a insistir este martes en que la cifra de 64 muertos se mantuvo porque era la existente de acuerdo al protocolo que existía, aunque matizó que él siempre advirtió que esa cifra se elevaría.

El gobernador dijo sobre las responsabilidades en las muertes que, en su opinión, los procesos burocráticos para la llegada de la ayuda federal fueron más largos en la isla que para otros territorios de Estados Unidos.