Electricaribe embargó equipos médicos de la Clínica Riohacha

La clínica debe a  Electricaribe $872 millones.


Debido a una deuda de $872 millones por concepto de facturas de energía, que la Clínica Riohacha tiene con Electricaribe, el Juzgado Tercero Civil Municipal, ordenó el embargo y secuestro de los diferentes equipos médicos y de oficina  de este centro asistencial.

El procedimiento judicial en el que se embargó y secuestraron equipos de imagenología, odontología, computadores y equipos de oficina, fue llevado a cabo por la Inspección de Policía de Riohacha con el acompañamiento de funcionarios de la Personería Municipal y secuestre debidamente acreditado.


Según la gerente de Electricaribe Martha Iguarán Daza, esta decisión nace del proceso ejecutivo iniciado por empresa y debidamente notificado a los representantes legales de la Clínica Riohacha con el fin de lograr un acuerdo para la normalización de la deuda.

“A pesar de esto, continúan con el incumplimiento de su obligación de pago del servicio de energía que se presta a dicha clínica”, afirmó la funcionaria.

Según se conoció, los equipos fueron dejados en custodia de la empresa y podrán seguir usándolos, pero no tienen facultad para venderlos o enajenarlos. Esto con el fin de que no se paralicen las labores en la entidad de salud.

La Sociedad Médica Clínica Riohacha, fue objeto de una toma en días pasados por parte de exempleados, a quienes les adeudan salarios y prestaciones sociales, que según afirmaron ascienden a la suma de $5.000 millones.

Después de la manifestación, los manifestantes asistieron en Bogotá a una reunión con directivos de la clínica, donde se logró un principio de acuerdo, en el que se estableció que se hará un listado y sumatoria de las deudas, para posteriormente hacer el pago.