Duque lanza en La Guajira su programa "Agua Azul"

"Para que este departamento alcance la más alta cobertura y calidad de agua".

"Nosotros llevamos pocos días, pero les quiero cumplir".

La falta de agua potable es una realidad para las comunidades en La Guajira. Hoy en el taller Construyendo País el presidente Duque presentará el programa Guajira Azul. FOTO Donaldo Zuluaga.

POR JUAN CAMILO MONTOYA E.

La tierra del olvido y de las promesas. Así puede resumirse la historia reciente de la comunidad wayúu y de los guajiros en general. Una comunidad que reclama atención urgente y efectiva.


Para cada gobierno nuevo se convierte en un reto. El presidente Iván Duque había dicho en campaña electoral que su mandato iba a “saldar la deuda histórica con La Guajira”, y ayer comenzaron sus acciones visitando la vereda Pondores en el municipio de Fonseca, donde se reunió con excombatientes de las Farc, a quienes les prometió cumplirles siefectivamente están realizando su proceso de reincorporación con verdad y no repetición.


Luego el mandatario recorrió el resguardo indígena Las Delicias en Riohacha, y en un evento cultural anunció un nuevo programa para llevar agua potable al departamento. “Muchos gobiernos les han incumplido, nosotros llevamos pocos días, pero les quiero cumplir. Les vamos a presentar el proyecto Guajira Azul para que este departamento alcance la más alta cobertura y calidad de agua que haya recibido de gobierno alguno”, dijo el mandatario ante una comunidad indígena wayúu.
A la visita oficial se sumó una amplia oferta institucional de la Presidencia que entregó 150 viviendas de interés prioritario para los wayúu en Manaure, entre otras intervenciones sociales.

Pero allá se vive un drama social que hace que esta acción social parezca insuficiente, ante los 39 menores de cinco años que han fallecido por desnutrición este año. La tasa de mortalidad infantil en menores de un año por cada mil nacidos vivos es de 32,81%, solo superado por los departamentos de Amazonas, Vaupés, Guainía, Chocó, Vichada y Guaviare según datos del Departamento Nacional de Planeación.
Veeduría y control

“Aquí hay una cuota de responsabilidad también para ellos (la clase política del departamento), pero el Gobierno Nacional tampoco se escapa”. Así se manifestó desde La Guajira el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, refiriéndose a tantos hechos de corrupción que ha tenido el departamento en los últimos años, con destituciones de mandatarios que no han terminado sus gobiernos, como Oneida Pinto.

El Procurador también advirtió que el ente de control mantendrá su vigilancia sobre la correcta ejecución de los recursos públicos de Riohacha, ciudad que vio la destitución e inhabilidad de 12 años impuesta al que era su alcalde, Fabio David Velásquez, lo cual llevará a los ciudadanos a una jornada atípica electoral el próximo 2 de diciembre.

“La peor forma de corrupción, es la violación de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Comenzará a cambiar la situación de La Guajira cuando empiecen a cumplirse las órdenes de la Corte Constitucional”, declaró Carrillo.
Los retos del Gobierno

Para Luis Trejos, politólogo de la U. del Norte de Barranquilla, “La Guajira se ha configurado como un territorio ingobernable, con altos niveles de corrupción e ilegalidad. Evidencia el fracaso estatal en cuanto a garantizar el goce de derechos, la prestación de servicios públicos y la satisfacción de necesidades básicas”.

Y agregó que aunque la crisis del departamento la hereda, es deber del Presidente acompañar la construcción de la gobernabilidad.

Cuando estaba en campaña, Duque prometió en Riohacha vías terciarias, agua potable para el pueblo wayúu, nutrición garantizada para los niños y la entrega del 50% de regalías al departamento.

El tiempo dirá si la ingobernabilidad continúa o si el Gobierno logra saldar la deuda con La Guajira y su gente.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

WEILDLER GUERRA CURVELO
Exgobernador de La Guajira
Las muertes por desnutrición aún no disminuyen, se incrementaron este año. La economía del departamento sigue en recesión alimentada por la inestabilidad institucional. Veo dos guajiras, una con vías de comunicación en todas las cabeceras, energía eléctrica, gas domiciliario y Tics, y otra de unos 8 mil kilómetros cuadrados sin ninguno de estos servicios públicos. Además el analfabetismo supera el 65%.
Hay una dirigencia autista que solo se interesa en cuotas burocráticas y son incapaces de ver el futuro de La Guajira.
0