En La Guajira, pozo construido por el Ejército beneficia a 9 mil personas

Kevin Whitaker, embajador de EEUU, durante la inauguración en Rumonero. Cortesía.

 Por Sandra Guerrero.

La obra fue construida por el Ejército de Colombia y la Misión Naval de Estados Unidos, y está ubicado en el área rural de Riohacha.

Con la presencia del embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, se inauguró el pozo de agua potable en la comunidad Rumonero, ubicada en área rural de Riohacha, y el cual beneficiará a unas nueve mil personas.

El pozo fue construido por el Ejército Nacional en coordinación con la Misión Naval de Estados Unidos para contribuir al desarrollo socioeconómico del departamento, bajo el concepto de acción unificada del Estado.

El diplomático afirmó que esta es una muestra de la alianza y la amistad que existe entre los dos países, y que en el futuro es posible que se sigan haciendo este tipo de obras.

“Estamos acá por las dificultades que tienen los habitantes de La Guajira, mostrando que somos amigos y aliados de Colombia”, expresó.

El pozo fue construido entre el 28 de agosto y el 28 de septiembre, gracias a la articulación con el Ministerio del Interior, el de Vivienda, la Gobernación de La Guajira, la Alcaldía de Riohacha, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y Corpoguajira.

Con este pozo, las familias de esta comunidad indígena wayuu podrán disponer del servicio de agua potable, lo que les garantizará mejores condiciones de vida.

Mejora calidad de vida

El brigadier general Hugo Alejandro López Barreto, comandante del Comando de Apoyo de Acción Integral y Desarrollo del Ejército, afirmó que “dentro de la misión que tienen las Fuerzas Militares de Colombia a lo ancho y largo del territorio nacional, específicamente el Ejército Nacional con su misión de articular con las instituciones, se encuentra la realización de estos proyectos que buscan mejorar las condiciones de vida de la población, estar más cerca de las comunidades y suplir sus necesidades básicas insatisfechas de la mano del Estado”.

Explicó que este proyecto específicamente se realizó buscando minimizar los factores de inestabilidad en esta región, que ha producido algunos problemas de seguridad.

“Además buscando el mejoramiento de nuestras capacidades de respuesta en asistencia humanitaria del Estado y atención de las dificultades de la población. Así mismo, esto nos permitió identificar nuevos requerimientos con el fin de proyectar trabajos a futuro y poder seguir mejorando las condiciones de vida de las comunidades más afectadas”, añadió.

Obra de varias entidades

Durante la ejecución del proyecto Rumonero, hombres del Ejército Nacional, junto a 38 marines de la Misión Naval, también trabajaron en Riohacha en los compromisos de desarrollar un intercambio entre expertos en medicina preventiva de US Navy y médicos tradicionales de las comunidades de Cucurumana, El Paraíso y Tocoromana, donde se brindaron capacitaciones a estos líderes indígenas durante 17 días.

“Entendemos la importancia de tener agua aquí en La Guajira, ya que el año pasado, a través de la Embajada Americana, las Fuerzas Armadas Americanas y las Fuerzas Militares de Colombia, buscamos la manera de traer un equipo de ingenieros que pudieran hacer la perforación de unos pozos de agua, así salió la idea y así empezamos con los planes de un trabajo conjunto y un gran esfuerzo obra de varias entidades”, expresó el teniente Mark Bruno de la Misión Naval.

 Nota tomada de:El Heraldo
0