Certificada primera Escuela de Aeronaves Tripuladas a Control Remoto para Latinoamérica

Fuerza Aérea Colombiana intensifica programa de Aeronaves Remotamente Tripuladas

Impulsados por sus resultados en la lucha contra amenazas nacionales y transnacionales, la fuerza amplía el número de escuadrones y fabrica modelos propios.

Se trata de la Escuela Básica de Aeronaves Remotamente Tripuladas ubicada en el Comando Aéreo de Combate No 3 con sede en Malambo, hasta donde llegó el Director de la Escuela de Entrenamiento INSITU, la casa fabricante del Avión ScanEagle, para otorgar a la Fuerza Aérea Colombiana, la primera certificación que avala los proceso de formación de una escuela de aereonaves no tripuladas en Latinoamérica.

La Escuela Básica de aeronaves Remotamente Tripuladas- EBART, viene operando desde el año 2014 en la formación y entrenamiento de pilotos, técnicos e instructores de este tipo de equipos, consolidando hasta la fecha la formación de más de 900 alumnos provenientes de otras Fuerzas y de la Policía, así como miembros de las Fuerzas Militares de otros países de américa permitiéndoles maximizar sus capacidades para el mantenimiento del orden público y el orden constitucional.

Colombia incursionó en el manejo de las Aeronaves Remotamente tripuladas - ART en el año 2006 con la aeronave ScanEagle, adquirida por conducto de la compañía estadounidense INSITU. Gracias al entrenamiento facilitado por el Comando Sur de los EE. UU., la FAC adquirió destrezas en el manejo, experiencia en el proceso operativo, y conocimiento de todas las capacidades de la pequeña aeronave de un metro de largo por tres metros de ancho y un peso de 19 kilogramos.

Para el Coronel, Álvaro Pino Canosa, Comandante de CACOM-3, esta certificación que hoy otorga la casa fabricante a la Escuela es el resultado de la disciplina y el profesionalismo de quienes la integran, conscientes de la importancia que revisten las aeronaves ScanEagle en el desarrollo de misiones contra el terrorismo, el narcotráfico y la insurgencia, en zonas sensibles del interior del país y en zonas de frontera; extendiendo su uso a labores de extinción de incendios forestales y prevención de desastres naturales.

La Fuerza Aérea Colombiana continuara fortaleciendo y tecnificando los sistemas operativos de la institución como herramientas que permiten una mayor efectividad en el desarrollo de operaciones.